sábado, 15 de julio de 2017

Technochamanismo breve por Paulo C M M

Technochamanismo es una palabra que debería ser más usual, pero que no lo es, aunque describe bastante bien lo que sucede con nosotros en la actualidad (si fuera este momento el presente). Tal vez sería una buena idea escribir más sobre lo que pienso de ello, pero no soy tan diestro, aunque lo haré a cuenta gotas. Por el momento diré, que el technochamanismo es la búsqueda de dios, de la identidad y el sentido de la propia existencia en los mundos artifiaciales creados al parecer (aunque queda la duda latente) por los humanos.

Muchos años atrás esos mundos eran pequeñas historias que se transmitían de boca en boca, luego llegaron los libros para difundirlos y recordarlos mejor. Los mundos artificiales fueron llamados por los technócratas como realidad virtual y que, ahora, suponiendo que este momento sea el presente, los technohipster llaman realidad aumentada.

La sangre de Cristo está en la red, es ahí donde se busca la salvación, la armonía, el sentido de una vida o un propósito. Se busca la cura de los males de la soledad, el miedo y la confusión. Remedios dados por gente lejana, cercano o muerta. Somos como aprendices de magos e incluso como nigromantes.  Cada vez que escribimos una palabra o grabamos un sonido o imagen, para que otros sepan que existimos, damos pie a que la creencia de las cosas sólo existen si están presente en la mente de las personas. La coherencia emocional o, al menos, dar sentido a la respiración, los latidos y tristeza de pensamientos depende de que mandemos señales de soledad, como Lain.

Ahora dejó un pequeño poema, dedicado a Marceline, que seguramente será considerado como otro montículo de palabras muertas y de pensamientos technochamanicos que todos quieren sentir.

Sentido

Alguna vez fuimos extensiones de dios, sentimos y respirabamos su aire, ideamos y creamos como ´el. Sin embargo aquello no nos dio felicidad. As´i, que olvidados por ´el, construimos un nuevo paraíso. Uno que oliera, uno que no caducara, uno que se mantuviera cerca y lejos, uno que fuera tan ilusorio, que al estar ah´i supiéramos que ese lugar es nuestro. Luces, gr´aficos tridimensionales, caracteres comprimidos y secuencias definidas, detr´as de ese para´iso cambiante, no uniforme, vasto y lejos del fr´io, del calor, ah´i donde sentimos sin tener que estar vivos, un espacio limitado por fronteras claras cuya profundidad se disparaba hacia un entorno oscuro y vacu´o. No ten´ia que ser
s´olido, ni coherente, s´olo debe´ia estar ah´i, y ah´i debiamos estar. Ah´i estuvimos, sin sentido,
vac´ios como siempre, inertes como siempre, pero ligeros. Me gustar´ia saber si un d´ia me alejaría de ti o de él o del yo, pero sé que ahí estarían, aplastándose la cabeza uno al otro. Qué puedo decir yo, si ellos están pensando que viven un futuro, mientras están ahí, en la misma posición, en la misma ubicación, aunque salieron, caminaron, pero quien se movía no era sus pies o sus pensamientos. Pero creyeron alejarse, lo creyeron, lo siguen creyendo, pero... pero... si parece que hablar es un sonido repetitivo, continuo y molesto, pero... pero... as´i es un par´iaso, una basura oscura, brillante en el fondo del mar, como si el sol se durmiera a cinco o seis kilómetros de un líquido de cristales cargados eléctricamente, que en ocasiones se acomodan, se alinean y forman adecuadamente esas palabras simples y conocidas que se olvidan fácilmente, qué más se puede hacer, se puede hacer un guión, se puede practicar el guión, se puede olvidar, pero la necesidad de recordarlo es una mera apariencia, ya que estamos en una práctica regular y cíclica, de formatos distintos, de planos y focos alternados, cómo podría hablar de algo diferente, si parece que nadie escucha, cómo podría ir a ese lugar a imitar reflejos, simulaciones de lo real, cómo podría ir y hablar cuando no tengo una boca que emita sonidos, sólo puede tocar con una extremidad una mesa de madera en la que produzca sonidos a intervalos, que se mueven dentro de cúmulos estrechos de signos apiladas, columnas de logos y razones definidas, que esperan ser reemplazadas por materiales nuevos, que se desconectan rápidamente de sus creadores y se multiplique para ocupar grandes extensiones de planicies de múltiples y similares paraísos. Una vez fuimos la extensión de dios, ahora queremos ser como él, extendernos en otras partículas y dejar que las nuevas extremidades blasfemen contra nosotros, luego olvidar que fuimos dioses vacíos y ineptos como nuestro propio creador.

domingo, 9 de julio de 2017

THIS IS THE FUTURE...


LUDISMO por Paulo C M M

Dedico el siguiente trabajo a mi estimado colega Mateo, aunque dudo que lo dejen leer este trabajo.

Gracias a las pláticas con Yauri y Gerardo, quienes han inspirado de manera indirecta el siguiente trabajo, pues ignoran mis ideas sobre el Ludismo, pero debido a las pláticas que he tenido con ellos, han contribuido a que reflexione sobre la importancia de escribir lo que yo considero como una extensión natural y necesario del Ludismo.

Hay que entender el Ludismo no como lo que fue, si no como un concepto vivo que evoluciona en el transcurso del tiempo y cuya esencia, que hace que se distinga de otras ideas, se mantiene a pesar de la mutaciones que sufra. El Ludismo debe ser entendido, como una extensión de su idea inicial, como la interacción entre el pensamiento humano y el pensamiento bítico. Bítico en los términos que Stanislaw Lem estableció en Magnitud Imaginaria, al suponer que es posible escribir prólogos de libros que se supone que nunca existirían. Pero Lem es un visionario, y siente de alguna forma mítica, que el pensamiento bítico comenza a ser percibido por los seres humanos. Cuando supone que las bacterias pueden organizarse para mandar mensajes, en un un buen inglés, es aquellos que las observan, cree que las diminutas criaturas pueden tener una conciencia colectiva, que a pesar de que no exista evidencia en la ciencia menor, comúnmente llamada, ciencia, de que ésto sea posible.

Lem en sus prólogos de Magnitud Imaginaria, habla de la ciencia real, conocida por unos cuántos como ciencia ficción, siendo observada por seres noHumanos. Plantea la cuestión de cómo podría el ser humanos afectado al leer novelas, historias, ciencia real construida, difundida y creada por seres de noHumanos. En la novelas escritas por seres noHumanos, habría alegoría que probablemente no podríamos comprender, a menos que estuvieras dispuestos a cambiar o transcender de pensamiento. Es en éste punto, la idea del Ludismo como un forma de entender como relacionarnos con seres noHumanos surge. La automatización aceptado o negada por lo seres humanos, es un acontecimiento incuestionable. Durante un tiempo, el inicio del Ludismo, se lucho contra las máquinas hasta destruirlas para sobrevivir a un mundo desigual e caracteres de ideas humanas a pesar de estar poblado de humanos, como un intento de sobrevivir a la carencia de sentido, en el extracto más bajo de la mera existencia, comer y no tener frío. Pero hoy día, la automatización ha creado vigilantes, que saben que somos y que deseamos, en un sentido, todavía, ambiguo; que no reconoce la necesidad de modificar el cuerpo el pensamiento en los aspectos mágicos de los que hablaba Giordano Bruno. Al considera que el magia como la capacidad de dominar las fuerzas físicas, espirituales o divinas. Arthur C Clarck, dijo que toda tecnología suficientemente avanzada sería un ejemplo de la magia, sin embargo, y duda acerca de qué otros tipos de ideas e ideología lo motivaron a decirlo, la magia vista como sólo la alta tecnología es un tipo de dicho que evada la cuestión más importante, la definición del objeto por el observador.

Philip K Dick, lo dejo bastante claro, al decir, si las máquina no eran realmente los seres humanos y nosotros la imitación de lo real. Es decir, si estamos en esa camino que interconecta  las verdaderas realidades, se transita por el Bardo, o si somos el un ente entrópico que busca sólo realizar su esta natural, como lo fuera un robot, dejando su primer significado de sirviente, parte del mecanismo de un estructura llena de capas que evita entender la existencia de otros seres noHumanos.

Las interacciones con seres noHumanos, cuyo evolución y transformación, diferentes de los seres humanos que los crearon. Es el indicio de que los prólogos en Magnitud Imaginaria y la danza de las ratas en las alcantarillas en el Congreso de Futurología, de la posibilidad de reconocer si somos los seres humanos, o somos los androides tratando de imitar lo real o simplemente los robots entrópicos.

El Ludismo, según yo, debe extender a la búsqueda de la comunicación de seres noHumanos, cuyos relatos, sus historias, su verdadera ciencia puede dar pie a la capacidad de salir del Bardo.

martes, 30 de mayo de 2017

technohypters

Ayer alguien me enseño una nueva palabra, technohypsters. De acuerdo a la plática, saque la conclusión de que hace referencia a las personas que hoy en día creen que si no existe un app para realizar cierta actividad, tal actividad no existe y sólo podrá existir cuando la app sea creada.

Es particularmente interesante observar a estas jóvenes personas que han crecido con la revolución tecnológica creada por Google y Apple, que han creado empresas que intentan emular el origen de tales compañías, pero hay algo que destacar; es que algunas de ellas nunca han tenido que enfrentarse al mismo problema que los fundadores de Google solucionaron (y que resolvieron utilizando cadenas de Markov, además de usar ideas que ya habían construido computólogos y matemáticos).

Al creer ciegamente en las tecnologías de Google y otros proveedores de software libre (que hoy en día han matado la idea de que la línea de comandos debe ser libre para pensar y crear), suponen que el conocimiento profundo de las particularidades de las herramientas que estás entidades proveen, son la solución a problemas, de las cuales pueden obtener un beneficio económico. Pero lo acontecido con la victoria de la inteligencia artificial de Google al vencer a los grandes maestros de Go, es una prueba más de que ellos no están innovando (las herramientas matemáticas que los technohypters utilizan en el formato de sistemas inteligentes de última generación fueron creadas hace 40 o 50 años, hoy se puede ver código C en Imac o en una MacBook tal como era posible verlo en los monitores gigantes de hace tiempo, lo único que ha cambiado es el uso masivo de LCD y que es consumido como si fuera LSD, McLuhan tenía razón al leer el Rey Lear de  Shakespeare, "el medio el mensaje").

Ignorando ésto, han creído que están formado parte de la gente que está ganando con la revolución de las tecnologías de la información, sin embargo (como suele suceder en muchas ocasiones) sus contribuciones reales, son que están automatizando todos los procesos que las personas pueden hacer y que en 20 años muchas de las profesiones, que hoy se consideran atractivas para vivir de ellas, serán obsoletas. Los bancos con sus máquinas cajeras, están comenzando a reemplazar silenciosamente a sus cajeros humanos (se puede verificar yendo a una oficina de banco).

Los technohypeters son aquellos parasitos tecnológicos que proveen de los mecanismos para catalizar un declive en la productividad humana (no en las ganancias de las grandes compañías), contribuyendo a lo que algunos han llamado el crecimiento de la clase social de los inútiles, cuyas únicas actividades se dan en la realidad virtual de la Internet (que curiosamente Google puede proveer).

Considerando los problemas de la libertad en la Internet, la amenaza de los sistemas fascistas technoburgueses, alentados por aquellos que bajo la bandera del software libre, han cortado la posibilidad de imaginar, nos vemos obligados a tener que vivir con la dirección de los technohypters, que hoy son los que dirán en 20 años (o menos), "sabes multiplicar usando una calculadora de papel" como le dijeron a Myron Aub en La Sensación del Poder de Asimov.

Hoy y ayer, sigo recordando a los LUDISTAS, no quiero luchar contra las máquinas, pero espero que ellas me acepten en el su futuro, a pesar de que éste ya ha pasado.